jueves, julio 21, 2016

Girard-Perregaux 1957, vuelta a los sesenta


Girard-Perregaux 1957


El nuevo Girard-Perregaux 1957 está inspirado en el diseño de su icónico modelo Gyromatic de la década de los sesenta. En 1957 Girard-Perregaux presentó un reloj de muelle espiral automático, todo un hito en la relojería de pulsera, al que ahora le rinde tributo.

El sistema Gyromatic sustituye el equipo unidireccional de embragues de rodillo por las ruedas del trinquete. El resultado de esta construcción destaca por su sencillez, fiabilidad y eficiencia. Además, permite un diseño fino, liso y estilizado.




El reloj Girard-Perregaux 1957 está impulsado por movimiento automático GP03300-0130, 27 rubíes, 28.800 alternancias por hora y reserva de marcha de 46 horas. Funciones: horas, minutos y segundos; fecha a las 3 h.

La caja de acero tiene 40 mm de diámetro y 9,45 mm de espesor, esfera retro en tono champagne con agujas dauphine de horas y minutos con material luminiscente, cristal de zafiro y estanqueidad hasta 30 metros. Correa de piel de cocodrilo con pespuntes y hebilla desplegable de acero.


Temas relacionados:


- Relojes Girard-Perregaux ww.tc cronograph
- Jaeger-LeCoultre Geophysic® 1958, un reloj de leyenda rediseñado