jueves, noviembre 27, 2014

Jaeger-LeCoultre y el Polo


Jaeger-LeCoultre Reverso, un reloj con el Polo en su ADN desde 1931




La estrecha relación de la manufactura Jaeger-LeCoultre con el mundo del Polo se remonta al año 1931, cuando varios oficiales británicos que residían en la India le pidieron a César de Trey que creara un reloj lo suficientemente sólido para aguantar un partido de este deporte sin que el cristal y la esfera se viesen afectados por los golpes.




De esta forma, nacía el emblemático y atemporal reloj Reverso con su singular caja rectangular reversible, "un reloj que puede girar sobre su soporte y dar la vuelta completamente" como describía su solicitud de patente. Además, desde entonces su lado reverso ha permitido a sus propietarios su personalización creando piezas únicas.




Otra buena prueba de su intensa vinculación es su colaboración con Casa Fagliano. Desde 2011 el taller argentino ha confeccionado correas para su reloj Grande Reverso Ultra Thin Tribute to 1931 con el mismo cuero cordovan que emplean para la fabricación de sus botas de polo siguiendo las técnicas más tradicionales y artesanales.




Hoy Jaeger-LeCoultre es patrocinador y cronometrador oficial de las competiciones más importantes a nivel mundial como el Open Argentino de Polo en Palermo y está bien representado en las canchas por algunos de los mejores polistas como Embajadores de la marca.







Información relacionada con Jaeger-LeCoultre y el Polo:

- Relojes Jaeger-LeCoultre Grande Reverso Tribute to 1931
- Relojes Jaeger-LeCoultre Grande Reverso Rouge 1931